Los “podcasts”

Hace relativamente poco tiempo que descubrí el mundo del podcasting. Me ocurrió lo típico con estas cosas, un amigo me dijo que, mientras trabajaba, escuchaba una especie de programas de radio, pero que no se emitían en radio, que se descargaban de Internet.

Me recomendó un par de programas, uno de ellos lo sigo escuchando a día de hoy, el otro no me gustó entonces y me sigue sin gustar ahora, anecdóticamente he de decir que el programa que me gustó casi no tiene descargas y que el que no escucho es uno de los podcasts más descargados en España a día de hoy. ¡Para que os fiéis de vuestro propio criterio!

El caso es que, poco a poco, y gracias a la plataforma ivoox mayormente, me fui haciendo una lista de programas para escuchar, buscando aquellos de temática que me pareciese más interesante, a día de hoy voy modificando esa lista de programas de vez en cuando, pero al final tampoco dispongo de tanto tiempo libre así que dejemos la lista en 10 programas diferentes.

¿Porqué me pasé al podcast? Pues sencillamente por la misma razón que en mi casa no vemos la tele convencional, porque nuestros horarios y gustos no coinciden con la parrilla televisiva y los servicios de Televisión por Internet nos han liberado de las mismas (amén de las descargas alegales, que cada vez utilizo menos).

En el caso de la radio, es un medio que consumo en el coche, principalmente, o más bien consumía, ya que ahora escucho podcasts a todas horas y eso se debe a que antes lo que decían en la radio me importaba entre cero y nada, pero ahora, al poder escuchar temas para mi apasionantes, me he vuelto un adicto a los podcasts.

Y es que los podcasters son esos pequeños locos que, micro en mano, se pueden poner a debatir acerca de una película que no ha visto ni su director, un videojuego de hace treinta años o el asedio de la isla de Malta a manos del Imperio Otomano.

Cada cual tiene su estilo, más coloquial o más didáctico y ahí está para que tu lo consumas de forma bastante gratuita. Ojo, existen podcasts de pago, pero no puedo hablar de ellos porque nunca he escuchado ninguno.

¿A qué me recuerda el podcasting? Pues me recuerda a aquellas visitas a casa de mis primos, de niño, en que nos entreteníamos con cualquier cosa. Por ejemplo a cuando jugábamos a realizar un programa de radio con una pequeña grabadora y una cinta virgen (bueno, reciclada más bien), en la que entrevistábamos a famosos ficticios o a la vecina del quinto con voz impostada. Ese pequeño germen de imitación a los medios convencionales es lo que para mi a día de hoy son los podcasts.

Como en todos los medios las fórmulas son muy dispares, pero con música o sin música, con una duración de quince minutos o de diez horas, ahí están para apreciarlos en su justa medida. ¡Y la medida es el gusto del oyente amigos! Porque ya he demostrado que el gusto de alguien particular no tiene porque ser el de la mayoría.

Otra cosa que se nota en los podcasts es el amateurismo, como en los fanzines, y el estar desligado de unos patrocinadores (en la mayoría de los casos) que hagan que se tengan que contemplar unas reglas específicas.

Así, hablando de Fasebonus por ejemplo, tenemos la libertad de tratar los temas que queramos en cada programa, porque no hay nadie que nos censure o nos conmine a hablar de un tema determinado, salvo nosotros mismos. Siendo uno de los pocos medios sin censura a día de hoy.

¿Qué aporta el medio al podcaster? Pues como he comentado antes, el podcast viene siendo una cosa que se hace por amor al arte, de hecho a nivel particular me ha costado dinero y tiempo, pero a cambio se ha convertido en un hobby fantástico y me ha llevado a conocer gente maravillosa de la comunidad Fasebonus y de otros podcasts, e incluso a poder entrevistar a personalidades del mundo del cine, los videojuegos y el cómic, cosa que ni habría soñado hace unos años.

¿Qué es importante para el podcasting? Pues lo más importante para un podcaster es el feedback de los oyentes… Y me dirás -¿Pero esto no es un hobby? Pues sí, es un hobby, pero como todos sabréis lo más bonito de los hobbies es compartirlos con más gente que tenga gustos afines y comparta, o no, tus posturas acerca de juegos, películas, libros, cómics o fenómenos paranormales.

Ese feedback te indica que no estás solo, te aporta ideas para tratar nuevos temas, porque es como si en cada programa compartieras tus gustos con gente igual que tú, ocupada con los asuntos del día a día y con ganas de evasión o de incrementar sus conocimientos en determinadas materias.

¿Cual es el futuro del podcasting? Pues últimamente si miramos la plataforma ivoox veremos que las emisoras de radio profesional están “cortando” algunos de sus programas y los cuelgan como podcasts allí. Así que, además de los podcasts amateurs tenemos el mismo fenómeno que se ha dado antes en la televisión, una desvinculación de horarios y parrillas a los programas, cosa que es fantástica para poder descubrir programas que, de otra manera, sería imposible escuchar.

En este contexto veremos que la oferta de podcast se va a ampliar y se profesionalizará, no solo porque los programas emitidos en radio y pasados a podcast tengan mejor calidad de audio o de contenidos, que no siempre es así, si no porque los podcasters, que llevan ya unos cuantos años haciendo esto, se han “profesionalizado” también.

En EEUU ya hay podcasters que viven de sus programas, pero EEUU es como Marte respecto a algunas de las cosas que pasan allí, en España dudo que más de 2 o 3 programas puedan vivir de su labor en la denominada “podcasfera”, y entre estos pocos ya hay uno que está formado por reconocidos profesionales de sus respectivas disciplinas, por supuesto me refiero a Todopoderosos.

En resumen: ¡Disfrutad! Disfrutad como malditos de esos pedacitos de evasión, de compartir y celebrar vuestras aficiones con gente afín, dadles feedback tanto si os gusta como si no, porque muchos le dedican su tiempo a esto y si creen que están solos cerrarán el chiringuito y os perderéis ese programa que os daba la vida: Tanto si os gustaba realmente como si lo escuchábais para criticar todo cuanto decían.

Y recordad: Estáis viviendo tiempos extraordinarios. ¡Aprovechadlos!

Share
Esta entrada fue publicada en Opinión y análisis y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Los “podcasts”

  1. Muy buena opinión, yo por el 2004 mi compre mi primer IPod y me llamo la atención una opción del menú que era la del podcast, no sabía que era eso así que investigando no se porque pensé que eran los programas de radio comercial grabados para oírlos en diferido como la radio no me suele gustar no le di importancia, grave error porque cuando me hice con mi primer iPhone un 3gs me dio por mirar la aplicación de podcast y puse en el buscador una palabra que cambio todo: Spectrum
    Me apareció un programa en el que aparecía una seta, si era FaseBonus hablando del spectrum y escuchandonlo me di cuenta que no todos los podcast eran programas de radio si no que había gente que desinteresadamente realizaba programas de temas que jamás podrías escuchar en un programa de radio comercial
    Como a ti Kal ya soy adicto a escuchar podcast.
    El podcast es para la radio como el youtube para la tv han llenado un hueco y unos gustos que estaban desatendidos y tendrán que asumir que al final la gente ve o escuchar lo que quiere no lo que le impongan.

    V-twin1414

  2. Buen reportaje y merecida oda al podcast, hace muchos años k los escucho (fasebonus fue el 1º o 2º así k mil gracias) y tengo en mi feedback ahora mismo unas 60 suscripciones, aun así hablando con colegas m doy cuenta k no es algo muy extendido, este comentario va en especial para mi amigo Coke, a ver si se anima. Nada, gracias y fuerza al podcasting!

  3. Excelente artículo colega, personalmente opino que los podcasts son la salvación de los que amamos la radio pero que odiamos en lo que se ha convertido la radio hoy en día, tengo un blog dedicado a la retroinformática y varias veces me ha pasado por la cabeza hacer un podcast o programas de Youtube, nunca lo he materializado, pero con este artículo me has animado a intentarlo, muchas gracias por compatir tu experiencia personal que me ha servido de ejemplo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *