Nostalgia vs Realidad

Hace algunos días leía en twitter que los amigos de Fase Bonus iban a realizar un programa sobre “los juegos de artes marciales en 8 bits”, uno de mis temas favoritos, ya que de pequeño practicaba Taekwondo y veía con admiración aquellas películas que alquilabamos en los añorados videoclubs durante la década de los 80, como “La danza de la pantera borracha” y, como no, “Karate Kid”.


Películas de artes marciales de los años 80

En ese audio comenté que me encantaría que hubiera existido en aquella época un juego sobre la película de Karate Kid en sistemas de 8 bits, donde hubieran combates entre El Señor Miyagi ( Pat Morita )  y el sensei del Cobra Kei ( Martin Kove ), hubiera sido épico.

Unos días después me escribió por twitter el amigo Borja Zamorano, más conocido en el mundo retro como @dokipanic. En ese maravilloso tweet, me enseñaba una portada de un juego para la NES que versaba sobre una de mis películas favoritas. Así que rápidamente me puse manos a la obra y me bajé la ROM correspondiente para darle duro.

 

 

Después de estar jugando una hora, publiqué algunos tweets referente a lo poco que me había gustado el videojuego en comparación con la película. @Ignaciofase78 se molestó bastante con mi comentario y mantuvimos una amistosa discusión.

 

 

Aunque yo nunca he escrito analizando ningún juego, he pensado en escribir un artículo donde pudiera contar a todos los fasobonuseros mis impresiones sobre el juego, y los golpes que la realidad asestaba a la nostalgia que siento por la película durante el tiempo que he jugado a este videojuego, por llamarlo de alguna manera.

Para probar todos los juegos de los que hablan en el podcast, utilizo un multi emulador para el sistema operativo MAC llamado OpenEmu ya que no dispongo de ningún sistema primitivo de consolas para jugar, de hecho, la última consola que me quedaba, mi Nintendo NES original adquirida en el año 1989 en unos grandes almacenes, se la regalé a @dfreniche en la última edición de Retrosantodomingo: “videojuegos por alimentos”.

Para jugar, utilizo un mando chino de super nintendo, con un adaptador a USB para el ordenador:

OpenEmu para Mac OSX

OpenEmu para Mac OSX

Mando Chino SNES y adaptador USB

Mando Chino SNES y adaptador USB

Lo primero que me encontré es una pantalla de introducción con una pinta fabulosa, con el típico menú de la época de la NES. La música que sale en el menú principal me recordó a Karate Kid II, la parte que menos me gusta de la trilogía. Rápidamente seleccioné el modo de One On One, pensando en un maravilloso combate entre los grandes senseis.

Pantalla del menú del juego Karate Kid

Pantalla del menú del juego Karate Kid

Para mi total decepción, el modo One On One no admite selección de personajes. Lo ideal hubiera sido poder seleccionar a alguno de los luchadores más míticos de la saga. Este modo de combate solo admite una lucha, Daniel Sam vs Chozen, además la máquina no cuenta con inteligencia artificial, solo se puede luchar Player 1 vs Player 2. La música “in-game” suena a “ritmos chinos random”, nada de lo que escuchas te hace recordar ni una sola escena de la película.

Modo One On One

Modo One On One

Tras probar este decepcionante modo de lucha one on One, me dispuse a probar el “modo historia”, por llamarlo de alguna manera. Todos sabemos que la película de Karate Kid empieza con la llegada de Daniel-Sam a California, donde conoce al señor Miyagi. Tras unos episodios de bullying, Miyagi enseña Karate a Daniel-Sam de una manera peculiar y todo desemboca en el campeonato de karate del valle, donde Daniel Sam derrota a Johnny Lawrence, usando la técnica de la grulla, en un combate épico final. Pues bien, el modo historia del juego pasa de todos los detalles y te lleva directamente al campeonato del Valle, a los cuartos de final, como cuando el Madrid de los 60 ganaba las copas de europa saltándose las fases previas y accediendo directamente a los partidos finales. Ni rastro del señor miyagi, ni del entrenamiento, ni de la técnica de la grulla… Nada de nada. Te sueltan en un tatami contra un tipo random en los cuartos de final del campeonato.

Primera fase del juego

Primera fase del juego

Nada más empezar el combate, sigue la música chinesca random del modo “one on one”. Ni rastro de la magnifica canción “You are the best”, de Joe Esposito. Por lo único que puedes saber que estás en el dojo del campeonato del valle es por el logo del tatami, igual que el de la película, y porque el luchador al que manejas lleva una cinta blanca en la cabeza y un kimono blanco. En cuanto al control, es quizá lo mejor del juego, los srpites se mueven fluidos, aunque bajo mi punto de vista, lo hacen demasiado rápido, y responden a los puñetazos y patadas, usando un botón para cada arte. Esto quizá contrasta con la máquina karate champ. Para mí lo más fascinante de esa máquina son los movimientos, has de calcular muy bien la combinación de botones, la distancia con el oponente y otra serie de factores para que, una vez hagas el movimiento, puedas disfrutar de la ejecución del mismo. Este juego adolece de esa “precisa lentitud”, abogando por un movimiento rápido y explosivo, tanto que apenas puedes apreciar las miles de  “patadas de la grulla” que tu personaje puede emitir por segundo.

Existe la posibilidad de jugar el modo historia con dos jugadores, primero uno y después del otro. Hubiera sido épico que uno jugara con Daniel Sam y el otro con Jonhy y se hubieran visto en la final del campeonato, con desenlaces distintos según resultado del combate… , bueno voy a parar de soñar y volver al análisis del juego, ya que este modo lo único que posibilita es jugar, de manera alternada, el modo historia.

Las rondas se van sucediendo a un ritmo trepidante, tres combates y estas en la final, no tienes que hacer nada, simplemente con golpear repetidamente el botón de patada te plantas en la final sin apenas despeinarte, y allí es donde te espera la decepción final.

El oponente de la final ni es rubio, ni lleva la cinta negra, ni se parece nada a Jonnhy !. Otro “luchador random”, se le gana y final. Sí, digo final porque todo lo referente a Karate Kid termina ahí. De repente te dicen “Daniel Sam está en Okinawa” y el juego se convierte, de repente, en un “Beat’em up”, el cual me recuerda mucho al Green Beret, no sé porqué, con ambientación de Karate Kid II.

Fase Dos: Daniel-Sam en Okinawa

Fase Dos: Daniel-Sam en Okinawa

 

Daniel Sam se ha quedado campeón en el torneo del valle y eso le da derecho a coger un avión y darse de palos con todo habitante de Okinawa como si fuera Sandokan. Durante el recorrido por Okinawa hay unas salas que funcionan a modo de “Bonus Stage” y sí, la primera sala a la que entras te encuentras con la enésima decepción, vas por Okinawa y te ponen la prueba de cazar moscas, que todo el mundo sabe que pertenece a la primera parte.

Sigues avanzando por Okinawa, machacando aldeanos gratuitamente, hasta que te encuentras con otra fase de Bonus Stage. En esta ocasión ha imperado la cordura y se presenta una escena de Karate Kid II donde Daniel Sam entrena la “técnica del tambor” en lo que se puede asemejar al muelle de la película. También existe una tercera pantalla de Bonus Stage basada en la escena de Karate Kid II, donde el señor Miyagi apuesta dinero contra Sato a que Daniel Sam romperá los bloques de hielo.

Bonus stage: “Caza de moscas”

Bonus stage: “Caza de moscas”

Bonus Stage: “Técnica del tambor"

Bonus Stage: “Técnica del tambor”

Bonus Stage: “Ice Breaking Scene”

Bonus Stage: “Ice Breaking Scene”

Después de avanzar un poco más, se llega a la escena de la lluvia de Karate Kid II, donde la tormenta tira un árbol y el señor Miyagi salva a Sato, su amigo y compañero de fatigas karatekianas, hasta que la pugna por el amor de una mujer, los convierte en archienemigos. Pues bien, nada de esta maravillosa historia queda reflejada en el videojuego, un poco de lluvia y más aldeanos ajusticiados por Daniel Sam dan paso a una pantalla donde hay que salvar a la chica e ir a por el malo final.

 

Después de varias pantallas más y con Daniel Sam vestido para la ocasión ( Se añade un Kimono Rojo con una cinta roja al sprite de Daniel,  aunque en la película la llevara blanca) , llegamos a la pantalla final, una fiel recreación de la última escena de Karate Kid II donde luchamos contra Chaos en un ultra rápido combate por la chica. Terminas, te llevas la chica y el señor Miyagi te concede el grado de maestro de artes marciales.

    
Fin del Juego

Mi conclusión es que este juego pretendió más promocionar la segunda parte de la saga de Karate Kid que homenajear la primera. Echo mucho de menos combates tipo Best of the best, para mí uno de los mejores juegos de lucha de la NES. Combates más lentos, más pausados, donde se puedan apreciar todo el set de movimientos de los luchadores. Por otra parte hubiera abolido la parte de “Beat’em up” y hubiera posibilitado la elección de personajes en los combates. y por supuesto, hubiera dado más protagonismo al entrenamiento y a la historia de la primera parte. Es posible que, como a mí la parte que menos me gustó de la trilogía, sí la trilogía, ya que “The new Karate Kid” no entra para mí en el juego, fue la segunda, este juego se me haya hecho más duro de lo normal.

Best of The Best NES

Best of The Best NES

Back To the future

Back To the future

Durante la discusión con Ignacio salió el nombre de “Back to the Future” de la NES, juego al que también he jugado en estos días de vacaciones y me ha parecido maravilloso. Quizá porque la película me gusta menos que karate kid tampoco le pido mucho al juego.

 

Share
Esta entrada fue publicada en Opinión y análisis. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Nostalgia vs Realidad

  1. Si el juego de Regreso al futuro te ha parecido maravilloso, dale al de los Goonies, que este si es una joya.

  2. Soy de los que cree que la nostalgia empaña nuestro criterio a la hora de emitir un juicio sobre alguna cosa del pasado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *