Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
 

Autor Hilo: El hilo de "La última peli que he visto" (Leído 273081 veces)

araubi

  • Visitante
Hoy toca un documental de obligado visionado para todos los presentes:


The King of Kong: Aquellas monedas de cinco duros

Cuando a principios de los 80 los primeros videojuegos llegaron a los billares aquello fue una revolución que poco a poco fue instalándose en nuestras vidas. Tal fue la inmersión que lo que por entonces se conocía como “billares” poco a poco pasaron a ser coloquialmente conocidas como “salas de máquinas”, o si nos ponemos más anglosajones “salones arcade”. Aquellos primeros videojuegos fueron sustituidos sucesivamente por otros cada vez más vistosos y complejos, pero su sencilla mecánica de juego y su poder adictivo consiguieron ganarse un hueco en el corazón de mucha gente. De ahí que todavía haya un nutrido número de jugadores que siguen jugando a esos videojuegos clásicos, o vintage si queremos ponernos en plan fino. Hasta tal punto llega la pasión que se siguen celebrando torneos y se registran récords mundiales que los jugadores tratan de superar creándose incluso rivalidades entre los contendientes. Precisamente una de esas rivalidades fue la que motivó a Seth Gordon para crear el documental The King Of Kong (The King Of Kong: A Fistful Of Quarters, 2007).

Llegados a este punto, me imagino que más de uno ya habrá abandonado la lectura de este artículo, ya que pensará que nada puede interesarle de un documental sobre videojuegos. Gran error por su parte, ya que aunque es cierto que yo lo descubrí buscando reportajes sobre videojuegos clásicos, lo que me encontré fue algo que va más allá y que recomiendo adentrarse en él olvidándose del argumento. Simplemente pulsar play y predisponerse a descubrir a una serie de estrafalarios personajes que estoy seguro que te harán reír hasta la carcajada.

Primero centrémonos en el objeto de esta historia: la máquina arcade Donkey Kong (Nintendo, 1981), nacida de la mente creativa de Shigeru Miyamoto y que pasa por ser una de las más difíciles de aquella época. Todo un reto en el que Jumpman (que luego sería renombrado como Mario) tratará de rescatar a Pauline de las garras de Donkey Kong, mientras esquiva los barriles que le lanza el mono. Básicamente ese es el campo de batalla donde se enfrentaran Steve Wiebe y Billy Mitchell.

Steve Wiebe es un profesor de secundaria, que al quedarse en paro y pensar en qué podría hacer para ocupar tanto tiempo libre llega a la conclusión a la que llegaríamos cualquiera: jugar al Donkey Kong y tratar de batir el récord mundial. Ante tal alarde de lógica, Wiebe se compra su máquina arcade, la ubica en su garaje y comienza su obsesión por batir el récord mundial. Pese a este comienzo, rápidamente comenzaremos a cogerle cariño por tratarse del típico perdedor simpático, el hombre al que todo le sale mal, el que cuando monta una banda de música sólo va su familia a verle y cuando juega al béisbol se lesiona en el partido más importante. Su mujer, ante la sorpresa del espectador, le apoya totalmente en su nueva empresa, su última oportunidad para destacar en algo. Alucinante.

Billy Mitchell era el campeón oficial. Definir a Mitchell en pocas palabras es tarea ardua, porque es EL PERSONAJE, así, con mayúsculas. Quizá lo más acertado sería que es algo así como un predicador de televisión americana metido a jugador con exceso de ego. Porque otra cosa no, pero verborrea para hablar de sí mismo y grandilocuencia para describir sus logros no le falta. Es alguien encantado de haberse conocido, un hombre de sedosa melena al viento, cuidada barba de dos semanas y una llamativa corbata con la bandera americana, cuando no lleva una de la estatua de la libertad u otra por el estilo. Premiado como jugador del siglo XX entre otras cosas por haber conseguido una partida perfecta de Pac-Man (Namco,1980), que consiste en coger todos los puntos, todas las frutas, comerse a todos los fantasmas y superar las 255 pantallas de las que consta el juego sin perder una sola vida, en la siguiente pantalla el juego no da más de sí y se corrompe, siendo incapaz de continuar, y si quien juega es Billy Mitchell yo creo que se auto destruye para no tener que aguantarle más. Además, a Mitchell no le valía cualquier día para tal “proeza”, no. Esperó al 4 de julio para darle aún más pompa al asunto.

Lo de Mitchell terminaría ahí si no fuera porque tiene tras de sí una ristra de admiradores que le adulan hasta límites insospechados. Lo malo es que todos ellos conviven bajo lo que se denomina Twin Galaxies y que pasa por ser la página oficial de los récords (denominación que le otorga el propio Guiness). Con dicha organización topará Steve Wiebe cuando osa batir el récord de Mitchell, grabarlo en vídeo y mandárselo por correo. A partir de ahí el documental se desmelena y ante nuestros asombrados ojos veremos cómo acusan a Wiebe  de tramposo y llegan a entrar en su casa para desmontar la máquina e investigar la placa en busca de posibles modificaciones. Una insignificante goma chamuscada en uno de los laterales y un remite de un paquete, que une a Wiebe con un enemigo declarado de Mitchell, será suficiente prueba para que el jurado (siendo uno de ellos el propio Mitchell) anule la puntuación de Wiebe ante su desolación. En este momento sale de nuevo Billy Mitchell a la palestra para otro de sus risibles discursos diciendo que los récords grabados en vídeo no valen nada, que donde hay que demostrar la valía es en las partidas con público ¡Ahí se ve quién vale y quién no! Pues nada, que Webie se lo toma a pecho y reta a Mitchell a un desafío en vivo en Funspot (algo así como el último salón arcade de EEUU y sede de Twin Galaxies).

Aquí es cuando la emoción se dispara y las risas también, porque aparece el remitente del paquete que encuentran en el garaje de Wiebe, un hombre que se hace llamar así mismo Mr. Awesome (Señor Increíble) y, sobre todo, hace acto de presencia Walter Day, fundador de Twin Galaxies y árbitro de videoj…  un momento, que esto merece escribirse así: ¡árbitro de videojuegos! Un pedazo de friki vestido como si fuese un árbitro y que en sus ratos libres compone canciones country… Otro “personajazo” que habla de Billy Mitchell como si fuese JFK.

Así que lo que veremos en este documental será lo mucho que puede llegar a obsesionarse el ser humano, cómo llega a crear grupos endogámicos que recelan de cualquier elemento externo, o hasta qué punto puede crecer el ego, creyéndose por encima del bien y del mal. Todo está muy bien contado y de forma muy amena, Seth Gordon no recela de ningún elemento, dando rienda suelta a la fauna de la que dispone sin ponerles trabas, dejándoles expresarse como quieran, y ese es su mayor acierto. Porque lo atrayente de este documental es, precisamente, descubrir a una serie de personas que la inmensa mayoría de la humanidad calificaría como marcianos. Personas que llegan a derramar lágrimas de frustración ante una partida que no ha salido como ellos quisieran, algo que hay que verlo para creerlo. Si le dais una oportunidad no creo que lleguéis a arrepentiros.

El documental puede considerarse que fue un éxito y fue nominado por la asociación de críticos de Chicago como mejor documental del 2007. Lo que no estaba previsto fue la repercusión que tuvo con el tiempo, y es que propició la llegada de cientos de nuevos y talentosos jugadores que han ido relegando en la tabla de récords a Steve Wiebe y a Billy Mitchell. Pero a los que hemos visto el documental nos da igual, como dice el propio Billy Mitchell: “ni Helena de Troya consiguió tanta expectación”.

Con "afotos" y más "gonito" aquí: http://lazancadilla.com/the-king-of-kong-aquellas-monedas-de-cinco-duros/

P.D.: Evidentemente el artículo que he redactado no estaba pensado para un público tan especializado en el tema como el que tenemos en este foro.


Albert

  • Administrador
  • T-600
  • Mensajes: 3 507
Coño Araubi, ese repaso lo podrías colgar en portada macho xD



percebal

  • T-1
  • Mensajes: 98
The King of Kong lo he visto 3 veces y nunca aburre. Salvando las distancias me recuerda muy mucho a Rocky. Imprescindible.

empardopo

  • T-7T
  • Mensajes: 330
  • Intentar mejorar al KungFu Master
    • El foro de empardopo
Hoy toca un documental de obligado visionado para todos los presentes:


The King of Kong: Aquellas monedas de cinco duros

Cuando a principios de los 80 los primeros videojuegos llegaron a los billares aquello fue una revolución que poco a poco fue instalándose en nuestras vidas. Tal fue la inmersión que lo que por entonces se conocía como “billares” poco a poco pasaron a ser coloquialmente conocidas como “salas de máquinas”, o si nos ponemos más anglosajones “salones arcade”. Aquellos primeros videojuegos fueron sustituidos sucesivamente por otros cada vez más vistosos y complejos, pero su sencilla mecánica de juego y su poder adictivo consiguieron ganarse un hueco en el corazón de mucha gente. De ahí que todavía haya un nutrido número de jugadores que siguen jugando a esos videojuegos clásicos, o vintage si queremos ponernos en plan fino. Hasta tal punto llega la pasión que se siguen celebrando torneos y se registran récords mundiales que los jugadores tratan de superar creándose incluso rivalidades entre los contendientes. Precisamente una de esas rivalidades fue la que motivó a Seth Gordon para crear el documental The King Of Kong (The King Of Kong: A Fistful Of Quarters, 2007).

Llegados a este punto, me imagino que más de uno ya habrá abandonado la lectura de este artículo, ya que pensará que nada puede interesarle de un documental sobre videojuegos. Gran error por su parte, ya que aunque es cierto que yo lo descubrí buscando reportajes sobre videojuegos clásicos, lo que me encontré fue algo que va más allá y que recomiendo adentrarse en él olvidándose del argumento. Simplemente pulsar play y predisponerse a descubrir a una serie de estrafalarios personajes que estoy seguro que te harán reír hasta la carcajada.

Primero centrémonos en el objeto de esta historia: la máquina arcade Donkey Kong (Nintendo, 1981), nacida de la mente creativa de Shigeru Miyamoto y que pasa por ser una de las más difíciles de aquella época. Todo un reto en el que Jumpman (que luego sería renombrado como Mario) tratará de rescatar a Pauline de las garras de Donkey Kong, mientras esquiva los barriles que le lanza el mono. Básicamente ese es el campo de batalla donde se enfrentaran Steve Wiebe y Billy Mitchell.

Steve Wiebe es un profesor de secundaria, que al quedarse en paro y pensar en qué podría hacer para ocupar tanto tiempo libre llega a la conclusión a la que llegaríamos cualquiera: jugar al Donkey Kong y tratar de batir el récord mundial. Ante tal alarde de lógica, Wiebe se compra su máquina arcade, la ubica en su garaje y comienza su obsesión por batir el récord mundial. Pese a este comienzo, rápidamente comenzaremos a cogerle cariño por tratarse del típico perdedor simpático, el hombre al que todo le sale mal, el que cuando monta una banda de música sólo va su familia a verle y cuando juega al béisbol se lesiona en el partido más importante. Su mujer, ante la sorpresa del espectador, le apoya totalmente en su nueva empresa, su última oportunidad para destacar en algo. Alucinante.

Billy Mitchell era el campeón oficial. Definir a Mitchell en pocas palabras es tarea ardua, porque es EL PERSONAJE, así, con mayúsculas. Quizá lo más acertado sería que es algo así como un predicador de televisión americana metido a jugador con exceso de ego. Porque otra cosa no, pero verborrea para hablar de sí mismo y grandilocuencia para describir sus logros no le falta. Es alguien encantado de haberse conocido, un hombre de sedosa melena al viento, cuidada barba de dos semanas y una llamativa corbata con la bandera americana, cuando no lleva una de la estatua de la libertad u otra por el estilo. Premiado como jugador del siglo XX entre otras cosas por haber conseguido una partida perfecta de Pac-Man (Namco,1980), que consiste en coger todos los puntos, todas las frutas, comerse a todos los fantasmas y superar las 255 pantallas de las que consta el juego sin perder una sola vida, en la siguiente pantalla el juego no da más de sí y se corrompe, siendo incapaz de continuar, y si quien juega es Billy Mitchell yo creo que se auto destruye para no tener que aguantarle más. Además, a Mitchell no le valía cualquier día para tal “proeza”, no. Esperó al 4 de julio para darle aún más pompa al asunto.

Lo de Mitchell terminaría ahí si no fuera porque tiene tras de sí una ristra de admiradores que le adulan hasta límites insospechados. Lo malo es que todos ellos conviven bajo lo que se denomina Twin Galaxies y que pasa por ser la página oficial de los récords (denominación que le otorga el propio Guiness). Con dicha organización topará Steve Wiebe cuando osa batir el récord de Mitchell, grabarlo en vídeo y mandárselo por correo. A partir de ahí el documental se desmelena y ante nuestros asombrados ojos veremos cómo acusan a Wiebe  de tramposo y llegan a entrar en su casa para desmontar la máquina e investigar la placa en busca de posibles modificaciones. Una insignificante goma chamuscada en uno de los laterales y un remite de un paquete, que une a Wiebe con un enemigo declarado de Mitchell, será suficiente prueba para que el jurado (siendo uno de ellos el propio Mitchell) anule la puntuación de Wiebe ante su desolación. En este momento sale de nuevo Billy Mitchell a la palestra para otro de sus risibles discursos diciendo que los récords grabados en vídeo no valen nada, que donde hay que demostrar la valía es en las partidas con público ¡Ahí se ve quién vale y quién no! Pues nada, que Webie se lo toma a pecho y reta a Mitchell a un desafío en vivo en Funspot (algo así como el último salón arcade de EEUU y sede de Twin Galaxies).

Aquí es cuando la emoción se dispara y las risas también, porque aparece el remitente del paquete que encuentran en el garaje de Wiebe, un hombre que se hace llamar así mismo Mr. Awesome (Señor Increíble) y, sobre todo, hace acto de presencia Walter Day, fundador de Twin Galaxies y árbitro de videoj…  un momento, que esto merece escribirse así: ¡árbitro de videojuegos! Un pedazo de friki vestido como si fuese un árbitro y que en sus ratos libres compone canciones country… Otro “personajazo” que habla de Billy Mitchell como si fuese JFK.

Así que lo que veremos en este documental será lo mucho que puede llegar a obsesionarse el ser humano, cómo llega a crear grupos endogámicos que recelan de cualquier elemento externo, o hasta qué punto puede crecer el ego, creyéndose por encima del bien y del mal. Todo está muy bien contado y de forma muy amena, Seth Gordon no recela de ningún elemento, dando rienda suelta a la fauna de la que dispone sin ponerles trabas, dejándoles expresarse como quieran, y ese es su mayor acierto. Porque lo atrayente de este documental es, precisamente, descubrir a una serie de personas que la inmensa mayoría de la humanidad calificaría como marcianos. Personas que llegan a derramar lágrimas de frustración ante una partida que no ha salido como ellos quisieran, algo que hay que verlo para creerlo. Si le dais una oportunidad no creo que lleguéis a arrepentiros.

El documental puede considerarse que fue un éxito y fue nominado por la asociación de críticos de Chicago como mejor documental del 2007. Lo que no estaba previsto fue la repercusión que tuvo con el tiempo, y es que propició la llegada de cientos de nuevos y talentosos jugadores que han ido relegando en la tabla de récords a Steve Wiebe y a Billy Mitchell. Pero a los que hemos visto el documental nos da igual, como dice el propio Billy Mitchell: “ni Helena de Troya consiguió tanta expectación”.

Con "afotos" y más "gonito" aquí: http://lazancadilla.com/the-king-of-kong-aquellas-monedas-de-cinco-duros/

P.D.: Evidentemente el artículo que he redactado no estaba pensado para un público tan especializado en el tema como el que tenemos en este foro.

Ahora mismo no sé si ver la peli de nuevo o volver a leerme la parrafada.
Genial compañero.

Enviado desde mi GT-N7100 usando Tapatalk 2

WolfCult

  • T-600
  • Mensajes: 2 651
El medico 9/10

Muy buena, me ha gustado la interpretación, la historia y la ambientación. Vale la pena ir a verla en cine, no os arrepentireis.

logaran

  • Visitante
Bueno, después de dejar que l pobre de araubi tirara solo del carro durante tanto tiempo, voy a retomar este hilo a ver si soy capaz de ir dejando mis impresiones sobre aquello que vaya viendo.
Y empezamos con una de las buenas:
[ Guests cannot view attachments ]

¡Genial! Una comedia realmente divertida. Todos los ingredientes de "Shaut of The Dead" y de "Arma Fatal" están aquí mejorados y aumentados. Una de esas películas que te dejan con un buen rollo increíble y con ganas de mas. Lo mas curioso es que me puse a verla con mi mujer y, casi lo que mas gustó y me hizo pensar, fue su reacción.
Ella no tenía ni idea de que iba la película y la cara de WTF que puso cuando se terminan de poner todas las cartas sobre la mesa no tiene precio :D
La verdad es que añoro esos tiempos en los que nos enfrentábamos a una peli sin tener ningún tipo de información sobre ella.

logaran

  • Visitante
Maximum Overdrive.

[ Guests cannot view attachments ]

No me preguntéis el porque me castigo a mi mismo con estas cosas por que ni yo mismo tengo una explicación :/
El caso es que tenía ganas de volver a ver esta película que ya me pareció malísima en su día con la curiosidad de ver como se desenvolvió el señor Stephen King en las labores de dirección.
La película, no creo que le descubra nada nuevo a nadie, es infecta. Sin embargo me han sorprendido un par de detalles. El primero es que el culpable del despropósito es el señor King, por supuesto. Pero, sorprendentemente, donde fracasa de una forma pordiosera y miserable no es como director (no me interpretéis mal, no lo hace bien, pero cumple lo minimamente exigible para una opera prima)sino como guionista. La historia esta mal planteada y peor desarrollada, los personajes son, casi sin excepción, lamentables. Las líneas de diálogo causan vergüenza ajena...
En fin, un despropósito que, y aquí viene mi segunda sorpresa, sigue exactamente el mismo esquema, y cuando digo exactamente quiero decir EXACTAMENTE, de el remake de "El Día De Los Muertos".
¿Sera Snyder un admirador inconfeso de esta película? :P

araubi

  • Visitante
esta película que ya me pareció malísima en su día con la curiosidad de ver como se desenvolvió el señor Stephen King en las labores de dirección.

Lo que más recuerdo de esta película era el trailer que había en algunos VHS, donde salía el propio Stephen King diciendo algo así como "si quieres que algo se haga bien, hazlo tú mismo". Luego era ver la película y pensar "vete a tomar por saco"  ;D

Por cierto, si no pongo nada últimamente no es por vagancia, sino porque llevo una temporada sin ver prácticamente nada por estar ocupado en otras cosillas.

Saludos.

Candemore

  • Humano
  • Mensajes: 26
  • I feel like i could... TAKE ON THE WORLD
La ultimas que he visto han sido (si, son dos Porque me motive con la primera y me apeteció ver la segunda jaja)

El sargento de hierro


Duro de Pelar



y estoy a la espera de sacar tiempo para ver



QUE TIEMPOSSSSSS

NekOkapi

  • T-500
  • Mensajes: 997
Un ración de buen cine.

IronGirl
[ Guests cannot view attachments ]
Como no he visto ironMan, pues no puedo comparar, pero para mi que el reparto me gusta más este. Correcta sin más, el malo mezcla de MadMax y Jack Sparrow es todo un poema. Parece más un episodio piloto, pero tal y como son los japos, puede que sea el primero de unos cuantos vídeos más. Aunque para mi que no ha tenido tanto éxito como para esto.
Es la típica película post-apocalíptica en donde una chavala sin recuerdos decide ayudar a un pueblo de las manos de los asesinos piraos de turno. Con sus leyendas, profecías y esas cosillas.

El Astronauta
[ Guests cannot view attachments ]
Grande los técnicos de la SANA en la base espacial de Minglanillas. Con Tony Leblanc, Mariano Ozores, Jose Luis Coll, Jose Luis López Vazquez...  Si es que no conquistamos la luna porque nos faltó presupuesto.

[ Guests cannot view attachments ]
Maravilloso ese Tony con el botijo bajando del módulo lunar.


Vakapp

  • T-7T
  • Mensajes: 379
Hola Chicos;
 Soy Felipe, soy grafista de Antarex, he visto el hilo y me apunto descaradamente :). Me gusta mucho el cine en general y el serie B en particular y gracias al Ipad puedo escaquearme de la novia y ver una de mis pelis "interesantes".
  Os comento la última: Furia y Honor. Con Jet Li y un chorizo más de nombres chinos que no voy a poder recordar. Soy gran amante de las pelis de acción Honkonesas de los 80 y 90, con el gran Chow Yun Fat dándolo todo y la verdad es que echo de menos ese género ya tan olvidado y ví esta peli y el poster y claro, me vendieron la moto (poster copypasteado de Bad Boys 2 que te cagas ¿no?. Así pues me dispuse feliz y contento a deborar 90 minutos de tiros, chulerias y cables...pero poco me duro la felicidad.... era una peli de humor!!!... a ver todos somos capaces de hacer comedias...yo me harte de reir con Shaolin Soccer...y algo menos con Kung Fusion...pero.... lo de esta peli no tiene nombre....jajajaj es cinedebarriobajunera..... horror...sonidetes graciosos...caras de chiste sin gracias....sin chistes....me pude reir en una sola escena....y ese Jet Li haciendo de poli viejuno...tiene sus puntos, incluso hablan de la pirateria de pelis...pero vamos.....yo esperaba otra cosita jajajaja

   Para intentar resarcirme tengo para este finde  otra con poster molón (esto es un reflejo reptiliano de cuando me hypeaba a mi mismo las pelis por su carátula en el videoclub): Drug Wars

Saluudosss

Os adjunto dos caratulas:

1) la "wonderfulosa" Furia y Honor (el titulo me engañó totalmente... ;( )
2) War Drug.. que estos muchachos ya han aprendido a hacer posters epicos y me la estan colando por todos lados .. veamos que tal esta....
última modificación: 04 Febrero 2014, 12:54:29 por rakulnas

Vakapp

  • T-7T
  • Mensajes: 379
PD: Me ha encantado encontrar este hilo, jejeje.
 Saludossss

logaran

  • Visitante
Rakulnas, me encanta que te encante el hilo :D A ver si, entre los dos, le echamos una mano a Araubi que el tío ha tenido que tirar de esto el solo durante demasiado tiempo ;) (Por cierto, te recomiendo que leas su crítica sobre "The King of Kong")

Y ahora al tema, anoche, siguiendo la sugerencia de mi mujercita, vimos:

"Los Juegos del Hambre: En Llamas"

[ Guests cannot view attachments ]

Y, oye, me ha gustado bastante. A pesar de ser larga, la película entretiene lo suyo y se pasa en un suspiro. Se permite dejar entrever la parte de crítica social que hace interesante la novela y, como adaptación de la misma, es notable, acercándose a la "literalidad" en no pocas escenas.
Los personajes, todos bien, nada demasiado criticable en ese aspecto. Lo único que molesta un poco es el final , claro que esta heredado de la novela que también nos deja en el mismo punto.

En definitiva, mejor que la primera parte y, si no optan por edulcorar el final de la trilogía para su paso al cine, puede quedar, una vez acabada, un producto bastante estimable. Al menos bastante superior a lo que se esperaba de ella.

araubi

  • Visitante
2) War Drug.. que estos muchachos ya han aprendido a hacer posters epicos y me la estan colando por todos lados .. veamos que tal esta....

Drug War de Johnnie To es cojonuda. Eso sí, va totalmente directa al grano y no hay absolutamente nada que desvíe tu atención de la acción, ni tramas, ni amoríos, ni nada por el estilo. Acción pura y dura.