Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
 

Autor Hilo: Érase una vez unos Recreativos... (Leído 938 veces)

beaches

  • T-600
  • Mensajes: 3 261
A mí me ha gustado pero lo de la olla con alas sobra, lo veo innecesario.

Deka Black

  • T-600
  • Mensajes: 9 564
A straight line may be the shortest distance between two points, but it is by no means the most interesting. - (Third Doctor in The Time Warrior)

Zael

  • T-600
  • Mensajes: 6 310
  • El Caloret
Esto ya es otra cosa. Así aún tiene algo de sentido este hilo...





Me ha gustado pero, para que no te me enfades, te digo que le falta más verborrea de la tuya y más coña.

Keep going!


Sí... ¿verdad? Lo cierto es que comienzo los relatos con la intención de que sean muy cachondos, pero haga lo que haga últimamente siempre se acaban torciendo hacia esa vertiente apolillada que les estoy dando...  :-\ Intentaré darle un plus de "cachondidad" al siguiente.













A mí me ha gustado pero lo de la olla con alas sobra, lo veo innecesario.


Totalmente de acuerdo. Tal cual lo escribía sabía que el manido truco de "la polla con alas" no iba a funcionar esta vez. En esta ocasión queda soez en vez de divertido (si es que alguna vez ha quedado divertido). Ha sido como meter una pieza de un puzzle que sabes que no termina de encajar pero que la metes a la fuerza con tal de terminar el puzzle.

Lo cierto es que estaba buscando algo mundano, un antagonista claro a la seriedad y solemnidad que transmitía el rostro de Cristo, algo que devolviera a esos chiquillos y el resto de parroquianos de esos recreativos a la realidad de la vida. Pensé en la cara del Dioni o las tetas de Cicciolina, pero me transmitían la misma sensación de estar fuera de sitio que una polla con alas.

Necesito algo que transmita ese paso de "la ilusión y la esperanza" a la "perdida de fe y desesperanza" sin caer en lo soez y lo chabacano. ¿Una morcilla de Burgos? ¿Un MSX, tal vez?  :confused: :confused:  :P :P

Ayudadme con esto, por favor.












El rumor se extendió como la pólvora por el barrio, y pronto los recreativos del barrio se transformaron en lugar de peregrinación para fieles, enfermos y buscadores de fe. El mudo del barrio clamaba “You win! Perfect!” al viento (aquí miento). Una monja se pasó el juego con 5 duros. Un niño enfermo susurraba “señores, aunque sé que voy a morir, dejadme jugar, por piedad” (aquí digo la verdad).


Aquí creo que repito demasiadas veces que la acción transcurre en unos recreativos del (puto) barrio y echo a perder el resto del párrafo. A ver si consigo reescribirlo sin repetir tantas veces la palabra barrio.




¡Gracias por las críticas constructivas, muchachos! ¡Animarsen, coñe!
última modificación: 19 Julio 2020, 19:45:25 por Zael





darhun

  • T-7T
  • Mensajes: 475
Chicos, me informan los administradores de FaseBonus y Arcadespain que es tal el éxito y la participación en estos relatos que no pueden asegurarme la estabilidad del servidor del Foro. Si alguno se ha planteado alguna vez participar en este hilo más vale que lo haga ahora o calle para siempre. Yo por si las moscas, dejo aquí el que bien pudiera ser mi último relato y que sea lo que Dios quiera...



JESUCRISTO DE HANTAREX




Los milagros, al igual que las desgracias, ocurren cuando uno menos se lo espera. A estas alturas de la vida, uno no podría decir bien si lo que sucedió aquella tarde de Agosto fue un milagro o una desdicha. Decidan ustedes...


Incluso desde los billares, al fondo de los recreativos, pudo apreciarse el cambio de luz. Los chavales apostados en la puerta miraban absortos el cielo mientras sus dedos trajinaban el papel de fumar. A los niños más pequeños se les erizaban los pelos del cuello y todos percibíamos el olor a ozono, aún cuando ninguno de nosotros conocíamos aún esa palabra.


El “jefe” salió de su mostrador cojeando y, tras asomarse un segundo a la puerta, anunció a voz en grito: “¡Cinco minutos y apago las máquinas! ¡No quiero que pase como la última...!”. Un rayo iluminó el cielo y el trueno posterior ahogó sus palabras. Y la noche engulló aquel salón recreativo, mientras decenas de niños chillaban eufóricos reclamando la devolución de sus monedas y los monitores de las antiguas máquinas recreativas lloraban sus últimos rayos catódicos antes de apagarse por completo.


Tras unos minutos de infructuosa lucha con el cuadro de luces, el “jefe” volvió del cuarto de mantenimiento con unas velas encendidas alarmado por el extraño silencio que se había adueñado de sus recreativos. Decenas de niños se arremolinaban alrededor de una máquina recreativa que, en medio de la oscuridad, iluminaba inexplicablemente los rostros de aquellos niños.


Una enorme y brillante mancha de luz residual permanecía caprichosa en el tubo del monitor de esa recreativa. Los niños la miraban incrédulos, mientras solapaban sus voces unos con otros intentando descifrar la silueta de aquella mancha: “¡Es un árbol!”, decía uno. “¡No! ¡Es el mapa de España¡”, decía otro. “¡Callaos y arrodillaos!”, dijo el “jefe”. Y entonces, iluminados sólo por el resplandor de la máquina y la luz de las velas, añadió: “Es la cara de nuestro Señor Jesucristo...”



********************



El rostro perduraba, ya estuviera la máquina encendida o apagada. Y, como no podía ser de otro modo, al tercer día comenzaron los milagros: niños que aseguraban haber visto cómo la imagen les guiñaba un ojo, el caso de un jugador que se quejaba de que le había sacado la lengua justo cuando estaba a punto de matar al jefe final, por no hablar del milagro de la multiplicación de los créditos.


El rumor se extendió como la pólvora por el barrio, y pronto los recreativos del barrio se transformaron en lugar de peregrinación para fieles, enfermos y buscadores de fe. El mudo del barrio clamaba “You win! Perfect!” al viento (aquí miento). Una monja se pasó el juego con 5 duros. Un niño enfermo susurraba “señores, aunque sé que voy a morir, dejadme jugar, por piedad” (aquí digo la verdad).


Esa misma tarde llegó el párroco con su comitiva y, con semblante serio y voz solemne sentenció: “¡Contemplad la obra de Dios, esta es la cara de Jesucristo de Naza...!”


“¡Hantarex!”, dijo una voz al fondo. Era Manolo, el técnico operador. “Esto no es más que un problema de magnetización del tubo, muy común en estos monitores Hantarex. Basta un simple golpe y la imagen podría transformarse en cualquier otra cosa”. Y, dando un suave golpe en el lateral de la máquina, la imagen cambió.


Los niños se arremolinaron de nuevo frente a la máquina, intentando adivinar la caprichosa forma. “¡Es un rinoceronte!”, dijo uno. “¡Es el mapa de España!”, insistía el otro. “Dejadlo ya...”, dijo el jefe. “Se mire por donde se mire, eso es una polla con alas”.


Y es que de las ilusiones, nacen los cagallones. La máquina fue relegada a un rincón, y aunque ya nadie jugaba, aún a veces se podía ver a un niño pequeño arrodillarse frente a aquella aberración del magnetismo y rezar en silencio...



Jesusito de mi vida,

para las agujas del reloj,

pues he visto mi futuro,

y vale menos,

que esta moneda de cinco duros.



Y, besando la moneda, metió el crédito...

Zael






(*) Relato inspirado por la aparición de una mancha de magnetización del monitor Hantarex Polo de mi recreativa.

(*) Hantarex era una marca de monitores de máquinas recreativas fabricados en Italia y muy común en la mayoría de máquinas de los salones recreativos de toda Europa durante los 90'.







P.D.: @Keko, @joselopez, @darhun, @Ximolo, gracias por las críticas positivas pero... ¡necesito que me castiguéis las corvas sin piedad! ¡Agradeceré aún más las críticas negativas que positivas!

P.D.2: @Deka, Vindius El Feroz campa ya a sus anchas por Roma repartiendo hostias a diestro y siniestro. Te has ganado un merecido descanso en forma de relato breve y desenfadado... ¿qué tal un jugador obsesionado con un arcade tipo Golden Axe que acaba repartiendo hachazos por los recreativos cual trastornado hidalgo Don Quijote? ¿O qué tal un científico loco que diseña una recreativa estilo steam-punk que te trasporta a mundos imposibles? ¡Vamos @Deka y todos! ¡Animaros! ¡Un relato breve!

P.D.3: Sin compromiso, eh, sólo al que le apetezca y tenga un ratillo libre para dejar volar su imaginación.  ;) ;)
Después de leer el relato va mi critica,  como te comentan, le falta gracia, esos relatos tuyos que los lees y te partes en los salones recreativos, los demás relatos enganchan más, quizás la historia de este no te pone en el papel y no llega a ser tan inmersivo...