Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
 

Autor Hilo: Érase una vez unos Recreativos... (Leído 860 veces)

Zael

  • T-600
  • Mensajes: 6 251
  • El Caloret



Hola amigos. En mi página de Ancient Bits (patrocinada a su vez por Joyerías Sancho) tengo una pequeña sección llamada "Cuentos (de) Recreativos" en la que voy escribiendo pequeños relatos de ficción cuyo denominador común es que están todos ambientados en nuestros queridos y añorados salones recreativos.

Entonces he recordado que aquí en FaseBonus hay muchos "amigos de la pluma y el plumín" (cada cual interprete esto como pueda) y he pensado que podría salir algo divertido de todo esto.

La idea es ir escribiendo relatos pequeños (cuanto más cortos, más fácil os será), y no importa la temática (aventura, amor, terror, etc.), el único requisito imprescindible es que estén ambientados en unos recreativos. Después de cada relato podéis comentar qué os ha inspirado, si están basados en algún recuerdo de los recreativos de vuestra infancia, etc. Y luego, tanto los escritores como los lectores, podemos comentar esos relatos, ver en qué se podrían mejorar, recomendaciones, críticas, etc.

La finalidad de todo esto no es más que divertirnos, pero si vemos que van saliendo "cosas serias", podríamos plantearnos hasta buscar algún ilustrador e intentar un Verkami/Crowfounding de esos... ¡¿quién sabe?!  :rolleyes: :rolleyes: Así, que...





¡¡@DekaBlack, @Rasten, @Alucrack y demás escritores bonuseros!! ¡¡Yo os invoco!!





Bueno, ¿qué me decis? ¿qué os parece la idea? A mi me parece una mariconada como la copa de un pino. Y hablando de mariconadas... ¡hoy es San Valentin! ¿Os parece si empezamos con un relato romántico?  ;) ;)



(*) Los relatos son propiedad intelectual de cada autor, por lo que cada uno se reserva los derechos que convenga sobre sus propios relatos. Por lo general, salvo que nadie indique lo contrario, los protejo todos con estas licencias Creative Commons...

           

última modificación: 14 Febrero 2020, 16:04:36 por Zael





Zael

  • T-600
  • Mensajes: 6 251
  • El Caloret
CRÉDITO PARTÍO



Joder, te juro que no soy capaz de recordar sus nombres (escupe al suelo). Tenían esa edad en la que un niño no es capaz de diferenciar si uno es un adulto o es aún un niño. Lo que sí recuerdo es que ÉL cumplía con todos los estereotipos de “chulito de recreativos”: guapo, fuerte, tenía moto y, a diferencia de todos nosotros, olía bien.

P.: ...

¿ELLA? Joder, ahora ya he visto más coños que un váter en un concierto de Alejandro Sanz (escupe al suelo), pero por aquel entonces nosotros no habíamos visto nada igual. Entiéndeme, joder... éramos niños, habíamos visto a nuestras madres, a las chicas del barrio, pero nunca habíamos visto una como ELLA: pelo largo y liso, cintura de avispa y, créeme, ninguna chica agarraba el joystick como ella lo hacía. Y sí... olía bien.

P.: ...

¿Qué si estaban enamorados? Joder, escucha bien esto. No me preguntes cómo pero tenían una de aquellas rarísimas y famosas monedas de 25 ptas con defecto de acuñación... sí, sí, una de esas en las que el mismísimo Franco salía guiñándote un ojo. Pues bien, tenían la costumbre de jugar “a pachas” con “su moneda especial”, como a ellos le gustaba llamarla (escupe al suelo).

Ya sabes, cuando jugaba él, ella se acurrucaba en su hombro y suspiraba, y cuando era ella la que jugaba, él se situaba detrás de ella, cogiéndola de las caderas y susurrándole cosas como “tira la magía”, “eres La Chica Más Bonita Del Mundo”, “cuidado con el Abobo que sale de la pared” y esas cosas... ¡joder, me siento incómodo contándote esta mierda!

P.: ...

Recuerdo perfectamente aquella tarde porque justo cuando entraban me vino una flema a la garganta y...

P:. ...

Si me dejas acabar te lo explico, joder. Era la primera vez que, con un lapo en mi boca, me planteaba si era correcto escupirlo ahí en medio de los recreativos, buscar un pañuelo, tragármelo o qué coño hacer. ¿Me entiendes?

P.: ...

¡Joder, no seas corta! ¡Ningún niño piensa eso, simplemente lo escupe! ¡Estaba dejando de ser un niño!

P.: ...

Como te digo, lo recuerdo con claridad. Llegaron en la moto de ÉL, una de esas motos altas de cross que hacen que las chicas vayan literalmente pegadas al culo de uno. Las puertas de los recreativos estaban plagadas de motos como esa, créeme (escupe al suelo).

Sin embargo, algo iba mal. ELLA saltó de la moto haciendo aspavientos con las manos, ÉL se quedó fumando un porro con los chicos de la puerta... y pasaron toda la tarde separados. Y entonces llegó Nikolay.

P.: ...

¡Nikolay, joder! ¡Uno de esos niños rusos de acogida que llenaron el barrio aquel verano! Parecían tontos, con esa forma rara de hablar cambiando el género de las palabras y esos chándals raídos que hacían parecer digna de Gucci o Armani nuestra ropa de mercadillo (escupe al suelo).

La cosa es que ahí estaba Nikolay con su dichosa pronunciación: “¡Buenos tardes, señoras!”, “¿Me cambia el monedo, jefe?”“¿Alguien juega a doblas conmigo?” y toda esa cháchara comunista llena de “Aes” donde va la “Oes” y vicever...

P.: ...

No me interrumpas, joder, si  me dejas te lo explico. Pues va Nikolay y no se le ocurre otra cosa que acercarse a ELLA y preguntarle si quiere jugar “a doblas” con él... ¡y va y ELLA dice que sí! Y se ponen a jugar a esa máquina en la que vas por la calle repartiendo hostias por la calle (escupe al suelo).

No hace falta que te diga que ÉL estaba mirándolo todo desde los billares del fondo, agarrando el palo con unos nudillos tan blancos que parecía que fuera a partirse en cualquier momento.  Y entonces ocurrió.

P.: ...

¡¿Qué que ocurrió?! Pues que a ELLA le quedaba muy poca vida y, de repente, el puto Nikolay comienza a gritar una y otra vez “¡Pilla la polla! ¡Necesitas la polla! ¡Tú pilla la polla!"... ¡y va y ELLA se gira y le pilla la polla! ¡La POLLA!

Y entonces ÉL llega hecho una furia, y todos comprendemos que al que realmente le queda poca vida es a Nikolay. Te lo juro, nunca vi a nadie manejar con tanta maestría un palo de billar como ÉL. Había sangre de la Madre Rusia por todos lados.

P.: ...

¡Pues claro que no es una tragedia! Lo peor vino después. ÉL la miró con todo el odio que puede albergar (ahora ya no había dudas al respecto) un hombre y agarró la mano de ELLA que aún sostenía “su moneda especial”. Ambos la cogieron con todas sus fuerzas y te juro que esto es lo que pasó: la moneda cayó al suelo, y con un último guiño, se partió en dos. Cada uno cogió una mitad y se marcharon cada uno por su lado. Nunca más volvimos a verlos.

P.: ...

¿Que qué fue de Nikolay? Al final resultó que se llamaba Ramón. Era de Cuenca... (escupe al suelo).



ZAEL GARAMONDE (ANCIENT BITS)


           







COMENTARIOS DEL AUTOR


Para escribir Crédito Partío me he inspirado en el relato E.B. nº48, VIII-1997 de "Entrevistas Breves con Hombres Repulsivos" de David Foster Wallace, un escritor con un estilo surrealista del cual ya os he hablado alguna vez en el Foro y cuyos libros estoy devorando uno tras otro.

La frase "he visto más coños que un váter..." la usa David Foster Wallace en ese relato, pero a su vez he visto que se inspiró en la misma frase que usa David Lynch (su director favorito) en la película Carretera Perdida.

El relato está escrito en formato entrevista, en el que no leemos las preguntas de la periodista (P), pero se pueden intuir por las respuestas del entrevistado.

Por si alguien no lo ha pillado, Nikolay y la chica están jugando a Final Fight, y Nikolay (supuesto niño de acogida del desastre de Chernobyl que muchos recordaremos haber visto por nuestros barrios y recreativos a finales de los años 80 y principios de los 90), con su pronunciación incorrecta del español la lía parda al decir "Pilla tú la polla" en vez del clásico "Pilla tú el pollo".

Bueno, ¿qué os parece? ¿Mierda? ¿Mola? ¿Mariconada, tal vez? Feliz San Valentín, chavales.  ;)
última modificación: 14 Febrero 2020, 21:30:57 por Zael





jmpuk

  • T-500
  • Mensajes: 942
A mi me ha gustado.... el estilo periodistico chapeau... y el relato engancha.
Dale duro!

Enviado desde mi SM-G950F mediante Tapatalk


Zael

  • T-600
  • Mensajes: 6 251
  • El Caloret

Bien, veamos que han escrito los críticos literarios sobre "Crédito Partío"...




A mi me ha gustado.... el estilo periodistico chapeau... y el relato engancha. Dale duro!

The JmPuk New Yorker


¡Deja de hacer el gilipollas y ponte a hacerle la cena al chiquillo!

Mi Parienta's Diggest



Pues yo diría que eso es un empate técnico. Pensaba guardarlo para el próximo Premio Planeta pero no me dejáis más opción...



AQUÍ Y ALLÍ




Es patético... pero no puedes dejar de mirarlo mientras extiende sus extremidades de forma compulsiva una y otra vez. Sus antenas se mueven en direcciones opuestas, como queriendo estar, al mismo tiempo, aquí y allí. Patético.


Tu mirada se aleja del insecto del techo para centrarse de nuevo en la máquina recreativa. ¿Acaso no va a perder nunca este tío? Llevas veinte minutos observando cómo aporrea los botones mientras aprietas entre tus dedos, una y otra vez, tu última moneda de cinco duros.


Podrías echarla en la máquina de al lado. Es un juego nuevo y tiene muy buena pinta, joder. Mientras lo piensas, alguien se te adelanta y mete crédito. El hijo del peluquero es maricón. Lo ha dicho alguien en los futbolines del fondo.


Te olvidas de la máquina nueva y miras de nuevo al frente... hoy sólo quieres jugar una vez más a ese juego que tanto conoces. Es tu “zona de confort”. Conoces el juego, conoces los mandos, conoces el tacto de los botones... tu puta “zona de confort”.


Y entonces, por fin “muere” ese tío. Porque, créeme, al final uno siempre muere. Y es tu turno, joder. Ahora te toca a ti. Cambiar una moneda por un puñado de vidas... por un “tiempo de vida”. Te toca jugar, te toca “vivir”.


Y justo cuando estás a punto de introducir la moneda, el tío de la máquina de al lado se va. Y deja un crédito metido. Y estás ahí, en medio, moviéndote una y otra vez entre las dos máquinas, extendiendo las extremidades de forma compulsiva, como queriendo estar, al mismo tiempo, aquí y allí.


Zael






COMENTARIOS DEL AUTOR


Parece ser que sigo empeñado en que el pobre David Foster Wallace se revuelva en su tumba profanando una y otra vez su obra.

En esta ocasión me baso en un fragmento de "La Broma Infinita" en el que un drogadicto espera ansioso a que su camello le traiga su dosis. Preocupado por la tardanza de este, se debate entre llamar por teléfono (cuando aún sólo existían los teléfonos fijos) con el riesgo de llamar justo cuando le puedan estar llamando a él o bien esperar junto a la ventana la llegada del camello.

Al final, el teléfono y el timbre de la puerta suenan a la vez, haciendo que el pobre hombre se quede con sus miembros extendidos entre ir a un sitio u otro en una absurda y estúpida situación. En esta adaptación que hago, puede que el "aquí y allí" no se refieran sólo a lugares...

El título está también fusilado de uno de los primeros relatos de David Foster Wallace.





jmpuk

  • T-500
  • Mensajes: 942
Jajaja ... muy bueno!
Frescura y desparpajo en la adaptacion, de hecho ya lo sabes, lo decidiste dentro de 22 años.
Mi voto es SI, sigue adelante!

Rasten

  • T-70
  • Mensajes: 125
Leído, muy bueno, ni me acordaba del tema de los niños de acogida, lo usaré sin duda.

Ximolo

  • T-500
  • Mensajes: 984
  • Lerder retarder
Muy bueno Zael, sigue adelante que esto pinta a libro...
El recto fa curva.


darhun

  • T-7T
  • Mensajes: 454



jose lopez

  • T-500
  • Mensajes: 1 054
Zael me has echo disfrutar con este maravilloso relato, sigue asi  ;)
enviado desde mi Wii

Zael

  • T-600
  • Mensajes: 6 251
  • El Caloret


Debido a la alta participación me he visto obligado a abrir una nueva sucursal de este hilo en Arcadespain, para dar salida a ingente cantidad de relatos que recibo a diario. La idea es ir compartiendo lo que escribamos por aquí y por allá, dando a conocer nuevos aficionados al arcade y compartir ocurrentes relatos basados en aquellos recreativos que tanto añoramos. Ojo que algunos relatos que se escriban allí pueden ser exclusivos de allí y viceversa...









Venga, último intento de animar el cotarro con "Pilla tú el pollo", un relato que causó furor en el Salón Recreativo #32 Especial Halloween...




PILLA TÚ EL POLLO



Enero de 1992. Unos recreativos cualquiera. Dos drogadictos en fase terminal y sin nada que inyectarse están sentados frente a un beat em up. Uno de ellos, medio desnudo, le castañean los dientes y está gravemente enfermo... pero juega como los Dioses. El otro, con abrigo, está mucho más compuesto... pero juega de pena y apenas le queda "un pixel de vida".


A lo lejos se divisa el ansiado pollo... "la vida". "Pilla tú el pollo", le dice el que más "vida" tiene. Entonces el otro se quita el abrigo, lo extiende por encima de los hombros de ambos y se abraza a su compañero, el cuál vomita sobre su brazo. Ambos permanecen así jugando durante un buen rato.


PREGUNTA: ¿Cuál de los cuatro morirá primero?



Zael Garamonde





(*) Basado en "Acertijo Pop 4" (Entrevistas Breves con Hombres Repulsivos, 1999) de David Foster Wallace (por enésima vez). Para el próximo prometo un relato de cosecha 100% propia.  :P
última modificación: 05 Julio 2020, 17:00:02 por Zael





KeKo

  • T-500
  • Mensajes: 856
Zael, eres un referente para mi en este foro macho, el relato, no lo he leído, pero haberlo escrito me inspira.

Va de serio.

Coñas aparte, un saludote.

Deka Black

  • T-600
  • Mensajes: 9 532
Conocido tambien como "tu ve por arriba, pero las pociones son mias, que lelvo a Tyris y me hacen falta"
A straight line may be the shortest distance between two points, but it is by no means the most interesting. - (Third Doctor in The Time Warrior)

Zael

  • T-600
  • Mensajes: 6 251
  • El Caloret
Chicos, me informan los administradores de FaseBonus y Arcadespain que es tal el éxito y la participación en estos relatos que no pueden asegurarme la estabilidad del servidor del Foro. Si alguno se ha planteado alguna vez participar en este hilo más vale que lo haga ahora o calle para siempre. Yo por si las moscas, dejo aquí el que bien pudiera ser mi último relato y que sea lo que Dios quiera...



JESUCRISTO DE HANTAREX




Los milagros, al igual que las desgracias, ocurren cuando uno menos se lo espera. A estas alturas de la vida, uno no podría decir bien si lo que sucedió aquella tarde de Agosto fue un milagro o una desdicha. Decidan ustedes...


Incluso desde los billares, al fondo de los recreativos, pudo apreciarse el cambio de luz. Los chavales apostados en la puerta miraban absortos el cielo mientras sus dedos trajinaban el papel de fumar. A los niños más pequeños se les erizaban los pelos del cuello y todos percibíamos el olor a ozono, aún cuando ninguno de nosotros conocíamos aún esa palabra.


El “jefe” salió de su mostrador cojeando y, tras asomarse un segundo a la puerta, anunció a voz en grito: “¡Cinco minutos y apago las máquinas! ¡No quiero que pase como la última...!”. Un rayo iluminó el cielo y el trueno posterior ahogó sus palabras. Y la noche engulló aquel salón recreativo, mientras decenas de niños chillaban eufóricos reclamando la devolución de sus monedas y los monitores de las antiguas máquinas recreativas lloraban sus últimos rayos catódicos antes de apagarse por completo.


Tras unos minutos de infructuosa lucha con el cuadro de luces, el “jefe” volvió del cuarto de mantenimiento con unas velas encendidas alarmado por el extraño silencio que se había adueñado de sus recreativos. Decenas de niños se arremolinaban alrededor de una máquina recreativa que, en medio de la oscuridad, iluminaba inexplicablemente los rostros de aquellos niños.


Una enorme y brillante mancha de luz residual permanecía caprichosa en el tubo del monitor de esa recreativa. Los niños la miraban incrédulos, mientras solapaban sus voces unos con otros intentando descifrar la silueta de aquella mancha: “¡Es un árbol!”, decía uno. “¡No! ¡Es el mapa de España¡”, decía otro. “¡Callaos y arrodillaos!”, dijo el “jefe”. Y entonces, iluminados sólo por el resplandor de la máquina y la luz de las velas, añadió: “Es la cara de nuestro Señor Jesucristo...”



********************



El rostro perduraba, ya estuviera la máquina encendida o apagada. Y, como no podía ser de otro modo, al tercer día comenzaron los milagros: niños que aseguraban haber visto cómo la imagen les guiñaba un ojo, el caso de un jugador que se quejaba de que le había sacado la lengua justo cuando estaba a punto de matar al jefe final, por no hablar del milagro de la multiplicación de los créditos.


El rumor se extendió como la pólvora por el barrio, y pronto los recreativos del barrio se transformaron en lugar de peregrinación para fieles, enfermos y buscadores de fe. El mudo del barrio clamaba “You win! Perfect!” al viento (aquí miento). Una monja se pasó el juego con 5 duros. Un niño enfermo susurraba “señores, aunque sé que voy a morir, dejadme jugar, por piedad” (aquí digo la verdad).


Esa misma tarde llegó el párroco con su comitiva y, con semblante serio y voz solemne sentenció: “¡Contemplad la obra de Dios, esta es la cara de Jesucristo de Naza...!”


“¡Hantarex!”, dijo una voz al fondo. Era Manolo, el técnico operador. “Esto no es más que un problema de magnetización del tubo, muy común en estos monitores Hantarex. Basta un simple golpe y la imagen podría transformarse en cualquier otra cosa”. Y, dando un suave golpe en el lateral de la máquina, la imagen cambió.


Los niños se arremolinaron de nuevo frente a la máquina, intentando adivinar la caprichosa forma. “¡Es un rinoceronte!”, dijo uno. “¡Es el mapa de España!”, insistía el otro. “Dejadlo ya...”, dijo el jefe. “Se mire por donde se mire, eso es una polla con alas”.


Y es que de las ilusiones, nacen los cagallones. La máquina fue relegada a un rincón, y aunque ya nadie jugaba, aún a veces se podía ver a un niño pequeño arrodillarse frente a aquella aberración del magnetismo y rezar en silencio...



Jesusito de mi vida,

para las agujas del reloj,

pues he visto mi futuro,

y vale menos,

que esta moneda de cinco duros.



Y, besando la moneda, metió el crédito...

Zael






(*) Relato inspirado por la aparición de una mancha de magnetización del monitor Hantarex Polo de mi recreativa.

(*) Hantarex era una marca de monitores de máquinas recreativas fabricados en Italia y muy común en la mayoría de máquinas de los salones recreativos de toda Europa durante los 90'.







P.D.: @Keko, @joselopez, @darhun, @Ximolo, gracias por las críticas positivas pero... ¡necesito que me castiguéis las corvas sin piedad! ¡Agradeceré aún más las críticas negativas que positivas!

P.D.2: @Deka, Vindius El Feroz campa ya a sus anchas por Roma repartiendo hostias a diestro y siniestro. Te has ganado un merecido descanso en forma de relato breve y desenfadado... ¿qué tal un jugador obsesionado con un arcade tipo Golden Axe que acaba repartiendo hachazos por los recreativos cual trastornado hidalgo Don Quijote? ¿O qué tal un científico loco que diseña una recreativa estilo steam-punk que te trasporta a mundos imposibles? ¡Vamos @Deka y todos! ¡Animaros! ¡Un relato breve!

P.D.3: Sin compromiso, eh, sólo al que le apetezca y tenga un ratillo libre para dejar volar su imaginación.  ;) ;)
última modificación: 16 Julio 2020, 01:39:32 por Zael






Ximolo

  • T-500
  • Mensajes: 984
  • Lerder retarder
Me ha gustado pero, para que no te me enfades, te digo que le falta más verborrea de la tuya y más coña.

Keep going!
El recto fa curva.