Limax.io: ¡Qué chorrazo!

El estilo de juego de Agar.io parece haber marcado un antes y un después, a pesar de su sencillez. Ya os hablé de videojuegos derivados como el Diep.io, pero hoy vengo a hablaros de Limax.io, un juego que sigue la misma dinámica incombustible pero dándole alguna otra nueva vuelta de tuerca y que es con el que estoy estos días.

limaxio

Pero antes que nada, para todos aquellos que os la resople mi post, paso a dejaros directamente el enlace para que podáis probarlo. Podéis jugar a la versión de navegador del juego desde aquí, y si os molan los juegos de este estilo, aquí tenéis un listado general de los mismos. Todos bastante carne de youtuber, por cierto.

Algunos dicen que en Limax.io manejamos fantasmitas, otros que son espermatozoides de colores… Sea lo que sean estas “gotas”, si estáis familiarizados con los “otros .io” sabréis qué hay que hacer: ir creciendo como cabrones para poder comernos a otros jugadores.
Sólo he probado la versión de navegador. De hecho no sé si existen otras versiones o si está para móviles, pero sí que me ha parecido algo más depurado y amigable a la hora de movernos con el ratón. Además a diferencia de otros juegos de este palo, me resulta mucho más rápido, lo cual da algo más de emoción al cepillarse a otro jugador.

Un aspecto determinante es que tienes casi más posibilidades de subir puntos (y ganar) alimentándote que fastidiando a otros jugadores. A algunos les gustará más este enfoque, a otros seguro que les pasa al revés. Para gustos están los colores y los juegos.

A mí lo que más me gusta es zamparme a otros jugadores, y me gusta el equilibrio que guarda este juego a la hora de hacerlo. Si eres hábil o tienes puta suerte, aunque seas mucho más pequeño tendrás posibilidades de salir victorioso. Da mucho gusto cuando se te acerca un bicho mucho más grande que tú, te lo cargas, te lo comes y engordas con todos sus puntos.

Lo dicho amigos, si os animáis a probarlo, especialmente entre semana por las mañanas, seguro que nos encontramos por allí.

Share
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *