Zlap.io: A mamporro limpio

Los videojuegos estilo “punto io” lo siguen petando a base de bien (y me atrevería a apostar que al que se le ocurriese este condenado dominio seguramente también). El último al que me he enganchado se llama Zlap.io. Este juego continúa la misma dinámica que todos los anteriores .io, es decir, ir haciendo crecer a nuestro “personaje” a base de fastidiar al resto de jugadores. El cambio más significativo es que en esta ocasión para lograrlo hay que propinar buenos mamporros a la competencia con nuestra maza de pinchos.

zlap

Explicado de esta manera suena bastante simplón. Y no nos equivoquemos, porque realmente lo es. Pero con este detalle sus creadores le han sabido dar un toque interesante sin calentarse demasiado la cabeza. Con las teclas direccionales del teclado y haciendo uso también del ratón, podemos ir lanzando nuestra bola de pinchos infernal y hacérsela tragar a cuantos más rivales mejor.

En las últimas semanas prácticamente sólo he jugado con el navegador a este tipo de juegos, pudiendo probar un porrón de jueguecillos más que inspirados en el fenómeno iniciado por Agar.io. Algunos de ellos plantean ideas realmente originales y atrevidas, pero al final de la carrera, a la hora de la verdad, lo que importa es que sean jugables y adictivos. Y cuanto más sencillos mejor. Este Zlap.io lo ha logrado.

Si os animáis podéis probarlo desde este enlace. Pero cuidado que como digo engancha. Mirad el reloj cuando iniciéis la primera partida y volvedlo a mirar cuando lo vayáis a mandar a la mierda.

Por lo que he podido ver en algunos banners también existe una versión para teléfonos móviles de este juego. Yo no lo he probado, pero en este caso dudo que la experiencia pueda igualarse o sea tan positiva como jugarlo haciendo uso del ratón, por el detalle de nuestra arma bolapincho. Probadlo y comprenderéis perfectamente a lo que me refiero.
El problema de muchos de estos juegos es que por rápido que lo pasen a dispositivos móviles, su periodo de gloria es tan corto que cuando lo hacen seguramente ya han sido reemplazados por otro.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *