Zombs.io: Oleadas de podridos

¡Damas y caballeros! Vuelvo a la carga con mis recomendaciones, y esta vez sí que os puedo decir que voy a hablaros de un juego que, al menos desde mi punto de vista, se pasa por la piedra a todos cuantos os he mencionado hasta ahora (que no son pocos).

Se trata de Zombs.io y si dejáis de probarlo por pensar que básicamente es como todos los demás juegos “de la moda del .IO” seguramente cometáis un error (podéis pasar de leer este post y jugar Zombie.io desde este enlace).

Por el nombre ya habréis podido adivinar de qué va la temática: zombies. Oleadas y oleadas de zombies, si es que se le puede llamar así a las bolitas que representan los moñigotes. Pero bueno, como siempre se suele decir por aquí, somos la generación de “ponerle imaginación a los videojuegos”.

El juego se basa en sobrevivir cuantas más rondas mejor, estableciendo y protegiendo nuestras bases y por supuesto armándolas. Los jugadores que más oleadas aguanten mayor puntuación van consiguiendo. Todo muy del palo de “los juegos .IO”, pero con el añadido de aparte de tener que ir repeliendo manadas de podridos, también tendremos que ir recogiendo recursos (piedra, madera, oro…) como no hacíamos en años desde que le pegábamos tanto al Age of Empires.

Los recursos son infinitos, por lo que el primer movimiento es establecer nuestra base en una zona con cuantos más recursos mejor, para poder ir picando y preparando murallas y defensas.

En el juego también irá oscureciendo, y como pasa con todo lo relacionado con muertos vivientes, cuando cae la noche, ya sean series, cómics o películas, la cosa se va poniendo más complicada.

Las primeras oleadas no son tan agresivas, para darnos la oportunidad de probar y defendernos, pero luego la cosa se va complicando cada vez más.

Como siempre os digo, si sois capaces de perder el tiempo leyendo lo que os escribe un matado como yo, invertid mejor un par de minutos en probar directamente el juego. Si aguantáis dos o tres partidas es muy probable que acabéis enganchados unos pocos días.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *