Vuelven los Tamagotchi y esta vez podrán preñarse

En 1996 una empleada de Bandai llamada Aki Maita diseñaría uno de los juguetes más recordados y rentables de todos los tiempos: el Tamagotchi. El resto es historia. Un año después aterrizaría en Europa y en Estados Unidos. Para 1998, mientras algunos nos frotábamos las manos pensando en la próxima consola que iba a lanzar Sega, la Dreamcast, con tecnología y gráficos punteros, el resto del mundo parecía haberse vuelto loco con la fiebre de los Tamagotchi, un sencillo cacharrito con forma de huevo y pantalla LCD que simulaba tener en su interior una mascota virtual, más sencilla que el cagar, a la que había que atender y cuidar.

Tamagotchi original

La locura fue alcanzando diferentes niveles, hasta el punto de que en algunos países como España, se llegaba a promocionar bajo la premisa de resultar educativo para los niños, pues les ayudaba a aprender a ser más responsables a la hora de cuidar un animalito de verdad (así pasaba luego).

A mí nunca me llamó demasiado la atención, aún reconociendo el fenómeno que supuso. La poca curiosidad que pudiese tener por hacerme con uno se disipó al poco de probarlo, pues varios de mis compañeros tenían. Así que pasé de él. Sin embargo al poco de existir, empezarían a aparecer programas para Windows 95 que emulaban el invento. La fiebre de los emuladores estaba en pleno auge, y puede que este fuese el primer emulador que recreaba otro cacharro que probé. Además algunos de estos programas eran más completos que el propio Tamagotchi original, para lo cual tampoco hacía falta mucho. Incluso diría que algunas copias chinas del invento de Bandai acababan incluyendo alguna novedad con respecto al original. Pero nada consiguió pararlo, las ventas se contabilizaban por millones alrededor del mundo.

Tamagotchi Connection

Más allá de videojuegos propios oficiales que acabaron poblando el catálogo japonés de Game Boy, de Nintendo DS y creo que incluso de Wii, fueron apareciendo diferentes versiones del chisme original. Algunas eran ediciones que únicamente cambiaban la carcasa, mientras que otras tenían nuevos bichejos y funciones, sin salirse de madre (y la mayoría sin salir tampoco de Japón). Destacaría la versión Tamagotchi Connection de 2004, que siendo del mismo tamaño que el original contaba entre sus novedades con una mejor pantallita (también LCD) y un puerto de infrarrojos.

Y ahora llega la que promete ser la tercera revolución importante y oleada de Tamagotchis, el Tamagotchi On, el cual viene con una pantalla en color de 2,5 pulgadas y conexión con nuestro teléfono móvil a través de bluetooth (aunque también incluye el puerto de infrarrojos). Como todo lo que sale ahora mismo, el componente social tendrá un papel fundamental, pudiendo interactuar con otras mascotas virtuales que incluso podrán casarse entre ellas y preñarse. Quién se quedará la custodia del nuevo Tamagotchi o si será posible propagar el sida entre ellos es todavía un misterio, lo que sí se sabe es que esta vez la broma costará unos 60 euros.

Esta entrada fue publicada en Noticias y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Vuelven los Tamagotchi y esta vez podrán preñarse

  1. Yo tengo un emulador de Tamagochi para la PSP… que nunca he usado, eso sí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.