Life: The Game – El videojuego de tu vida

Tengo la necesidad de comenzar estas líneas diciendo que este es sin lugar a dudas el videojuego más original con el que me he topado en mucho tiempo. Qué demonios, este es uno de los videojuegos más originales a los que haya podido jugar nunca, y desde luego es el minijuego más auténtico con el que me he encontrado.

Os estoy hablando de Life: The Game, y podéis jugarlo aquí, que es donde lo hago yo.

¿Y qué es Life: The Game? Es el juego de tu vida. Tal cual. Se trata de un videojuego online gratuito (como todos los que os traigo, perretes, que sé que no os gusta gastaros ni un duro) cuyo objetivo es convertir nuestras propias vidas (con nuestras rutinas cotidianas) en una sencilla videoaventura. ¿Y cómo demonios se hace eso? Pues muy sencillo, Life: The Game lo ha resuelto a base de puzzles.

“¡Pues qué rollo!”, pensará algún inconsciente. Probadlo. Pero por favor, no os pongáis a ver vídeos en Youtube con gameplays sobre el juego. Es joderlo y realmente tardáis lo mismo o menos en jugarlo, así que haced el favor de probarlo. Puede que al final os guste y os llevéis una sorpresa. O puede que no, pero en un caso u otro os cuesta el mismo tiempo y los mismos clicks.

Life: The Game es el juego de nuestra vida. La historia de nuestras vidas: pasado, presente y futuro, con todas las etapas, desde el nacimiento hasta nuestra muerte. Realmente sencillo de jugar, pero difícil no ser atrapado por el mismo como mínimo durante unas partidas bien largas.

Ahora mismo desconozco si existen versiones para teléfonos móviles y demás, yo diría que no, aunque tampoco he buscado. Pero me gustaría mucho verlo incluso en Steam o en los bazares de las consolas actuales, porque la idea me ha parecido muy original, y si bien no es perfecta (como nada en este mundo), sí que se podría exprimir y aprovechar más a partir de estas bases.

Si lo probáis dejadme algún comentario con vuestras impresiones, que tengo curiosidad por saber qué os ha parecido.

Share
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *