Entonces, ¿qué pasa?

Lo hemos comentado algunas veces. Fase Bonus nació como un pequeño proyecto en el que básicamente hablar de los temas que nos llamaban la atención, como los videojuegos retro o las películas más clásicas, sin hacer ascos a otras aficiones. Y hacerlo con nuestros medios y posibilidades, sin tener que preocuparnos demasiado por intentar hablar decorosamente o aparentar algo que realmente no somos.

Y así fue como apareció una pequeña web y el podcast. El nombre me parecía un poco mierda, pero creo que lo llamamos así provisionalmente y al final se quedó, y terminamos pillando los dominios. En aquella época apenas había nada de podcasting de videojuegos retro. Eso, unido al creciente interés que estaba apunto de explotar, nos puede hacer pensar que estuvimos en el momento y en el lugar idóneos.

¿Cuánto tiempo ha pasado desde entonces? ¿14 años? ¡Qué pronto se dice! ¡Para muchos de nosotros eso es casi media vida! Recuerdo que nos lo pasábamos en grande, con nuestras coñas, errores, cagadas… Grabando lo que nos daba la real gana, escribiendo cuando nos apetecía, haciendo vídeos rápidos si nos daba por ahí… Y todo ello mientras veíamos como se formaba una comunidad que iba creciendo mes a mes, apoyándonos muchísimo y aportando ideas y sugerencias.

Así fue como fuimos mejorando un poco, currándonos algo más los programas, algunos detalles, las entrevistas… Me acuerdo una vez que entramos en contacto con una emisora. Puede que llevásemos un año en aquel entonces, no lo recuerdo. Ni siquiera recuerdo dónde vivía en aquel momento, puede que en Guadalajara o en Madrid (desde que iniciamos Fase Bonus debo haberme mudado puede que ocho o nueve veces, imaginad el caos). El caso es que aquella pequeña emisora de radio iba a emitir nuestro programa. ¡Aquello nos hacía una ilusión tremenda en aquel entonces! Teníamos que ajustar la duración (para no fastidiar la parrilla y que fuese siempre igual) y comprometernos con nosotros mismos para una periodicidad mínima. La primera vez que iban a emitir el programa en antena, recuerdo que nos conectamos con la emisora, bastante emocionados. Llegó la hora prevista, y… se hizo el silencio. Algo falló, lo habían dejado programado y no se llegó a emitir aquel día. ¡Nuestro gozo en un pozo! Ahora lo pienso y me hace gracia.

Seguimos creciendo. De unas pocas decenas de descargas al principio pronto teníamos cientos y posteriormente algunos miles. No entendíamos muy bien lo del feed, iTunes, luego iVoox… Teníamos todo hecho un asco, pero íbamos por el mundo.

Si algo nos ha caracterizado bastante, es que siempre hemos acogido a gente con los brazos abiertos. Te tomas algo con alguien o intercambias dos e-mails, y si ves que le mola un tema y quiere participar, se sienta con nosotros como si llevase toda la vida. Siempre hemos prestado las llaves de casa bastante alegremente. En aquel momento me parecía algo positivo y característico. Ahora pienso que ese comportamiento fue un error.

Pienso así porque, desde la experiencia, me doy cuenta de que aunque algo sea un proyecto cuya única pretensión es pasarlo bien, cada cual tiene sus ideas. Y ninguna tiene porqué ser mejor que otra. Ignacio y yo somos personas muy diferentes, pero siempre nos hemos complementado muy bien y apoyado en todo. Sólo por conocerle a él ya me ha compensado todo. Sin embargo ha habido momentos que, al menos por mi parte (y pienso que a él también le ha pasado), me he sentido fuera de contexto, siguiendo un camino que no era tan desenfadado como el inicial. Ni mejor, ni peor, simplemente diferente. Y si tú le das las llaves de tu casa a alguien, y cuando llegas por la tarde te encuentras que te ha cambiado algunos muebles de sitio y el contenido de la nevera (seguro que con la mejor de las intenciones), tienes dos opciones: callarte o comentar tu percepción. Si te callas, estás fomentando esos cambios en tu propia casa, todo sea por la libertad, y puede que ya no te sientas tan a gusto en ella. Si no te callas, puede que quedes como un dictador. En cualquier caso, la culpa es de quién da las llaves con tanta alegría.

Por Fase Bonus ha pasado gente de puta madre. Aunque en los últimos meses no haya tenido tiempo absolutamente para nada, sí que puedo decir que con muchas de estas personas sigo teniendo trato. Con otras por desgracia ya no. Las mencionaría a todas a gusto, pero con que se me olvidase algún nombre (que lo haría), me acuchillarían rápidamente y me joderían este rollito zen, porque me cagaría en sus vidas. Cada uno de nosotros tenemos una manera de ser, y es maravilloso que así sea. Creo que ha habido personas que han intentado aportar buenas ideas desde su manera de ser, y tal vez con el tiempo no han encajado con lo que éramos desde un principio. Lo bueno es que cada cual puede tomar su camino. Hoy en día es tan sencillo iniciar proyectos y colgarlos en Internet (sean podcast, páginas, vídeos…) que os animo a hacerlo y a disfrutarlo. Pero bien es cierto que algunas de estas discusiones (o falta de ellas, de hablar las cosas) nos han pasado factura a nivel personal.

A veces me he quemado con tonterías que me han terminado quitando las ganas de hacer cosas por aquí. He llegado a pensar que el nivel de subnormalidad en el panorama retro está muy por encima de lo asumible. De verdad. Gente discutiendo con toda su mala leche por si una plataforma es mejor que otra, o personas que no participan nunca y la única vez que lo hacen es para insultar (sea en Fase Bonus o en cualquier lado, me da igual). Es algo patético. Pero con el tiempo me he terminado dando cuenta de que no se trata de un problema de la escena retro. Es un problema social. A veces nos ponemos delante de un micrófono o detrás de un teclado y no mostramos la más mínima educación o empatía por los demás. Parece que todo vale. Ojo, que seguro que yo he hecho lo mismo y sin darme cuenta le he tocado los cojones a alguien. Algunas veces se ha cabreado gente del mundillo conmigo y realmente no conozco ni el motivo (que seguro que existe). Otras veces he tenido un calentón (normalmente por no decir las cosas en su momento) y he explotado cagándome en todo. En fin, comento esto por hacer un poco de autocrítica y por pedir disculpas a quién haya podido molestar. Si lees esto y es tu caso, no te guardes la mala leche, no vale para nada y sólo te quema inútilmente. Hay que disfrutar y hacer cosas.

Hemos hecho cosas muy chulas estos años. Aunque haya dedicado tantas líneas a “lo malo”, realmente es una parte ínfima (¡aunque haya podido doler!). El balance es muy positivo. A título personal, muchas veces me he quedado por las noches sin dormir para poder editar (¡porque me apetecía y me lo pasaba pipa!). Pero llegó un momento en el que la cosa se fue complicando y ni dejando de dormir podía aportar mi parte. En vez de avisar de la situación claramente, me fui autoengañando, en plan “al mes que viene estaré más libre”. Y a lo tonto ha pasado un año. Este es el verdadero motivo del parón de Fase Bonus.

Debí haber escrito este mensaje hace muuucho tiempo. Pero lo escribo ahora a modo de disculpa. Si lo recordáis, ya lo comentaba hará un par de años con los más allegados de por aquí, con aquellos con los que hablaba más por teléfono o Telegram. Parece que las cosas se están poniendo más complicadas por momentos. Hay muchos factores que indican que todo se va a poner bastante difícil. En mi caso me preocupé mucho, y teniendo familia, intenté esforzarme mucho trabajando para tratar de tener los riñones lo más cubiertos posibles. Ahora pienso que los temores no eran infundados y que realmente las podemos pasar putas. Todo es una rueda, por mucho que intentes protegerte, estamos todos interconectados y nos acabará afectando. No perdamos el tiempo discutiendo tonterías y enfadándonos. Disfrutemos de esa vía de escape que son nuestras pequeñas aficiones. Disfrutemos de esa vía de escape que para algunos de nosotros fue Fase Bonus (¡participar en esto me dio la vida hace muchos años, cuando era un puto crío!).

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Entonces, ¿qué pasa?

  1. ¡Me cago en la leche, @Albert! Llevaba meses sin entrar en la web y justo hoy he acabado aquí de rebote intentando entrar en el Foro y me encuentro con esto. Menudo mensaje menos… menos… ¿fasebonusero? Pero a veces hace falta decir las cosas y está bien decirlas. Para muchos la situación de FaseBonus en los últimos tiempos era toda una incógnita e íbamos mendigando información de quien tenía a bien explicarnos algo. Se agradece saber de ti y este mensaje (más o menos) aclaratorio.

    Como bien dices, la situación económica y geopolítica no augura nada bueno… seguramente más de uno vamos a echar en falta lo liviano y lo absurdo de FaseBonus en los tiempos que han de venir. Por lo demás, no os comáis la cabeza, en FaseBonus habrán habido momentos buenos y momentos malos pero la balanza estará eternamente inclinada hacia el lado positivo. You touch my tra la lá!

  2. Ole que bueno saber de ti!!! (aunque no nos conozcamos de nada, bueno yo a ti más, porque durante años de forma muy valiente nos habéis estado regalando trocitos vuestros)
    De tu nota he entendido poco, pero me ha sonado un poco a disculpa : por mi parte no se merecen, pero si te/os digo: gracias gracias gracias y mil gracias más por los ratos que me habéis hecho pasar y seguís haciendo: durante este parón descubrí las primeras temporadas que no conocía y que son ya retro del retro y son una maravilla: valientes, frescas, con calidad, interesantes… En fin entretenimiento en estado puro: abanderasteis, yo creo que sin saberlo, valores muy grandes: sobre todo nostalgia y amistad, esas primeras de peques, de críos, dónde todo estaba por descubrir y todo era una aventura… Y a ese carro, quien no quiere subirse? O como bien dices, quien no quiere entrar a esa casa y aportar su granito. Y claro de tan bonito que es corre el riesgo de acabar como jean Baptiste grenouille en el perfume de Suskind… O no, si nos damos cuenta y tratamos todo con el cariño que merece.
    Lo dicho gracias gracias y mil gracias más.
    Abracetes!!!

  3. Me alegro que todo vaya bien Albert, mucho tiempo sin saber de ti, como en la vida misma en el hobby pasa lo mismo, encuentras gente de todo tipo, desde tóxica hasta haces grandes amigos, creo que hay que saber llevar, normalmente si das la mano te acaban cogiendo el brazo, ayudas muchas veces desinteresadamente y luego en algunos momentos la respuesta es nula, ojo, que habrá gente que por circunstancias de la vida no podrá echarte un cable, pero muchos de los que puedan pasarán, es así y siempre lo será, para mí fasebonus es una gran comunidad retro, tiene cosas buenas y malas como todo lo demás, pero si os gusta crear podcast y chorradas varias retro os animo a continuar, aunque parezca imposible el hobby acaba quemando y lo mejor es ir tomándolo con calma, saludos a todos los fasebonuseros

  4. Bueno me ha encantado leerte Albert aunque solo sea para saber si estás bien. Eres un tío enigmático y escurridizo y estoy seguro de que te encanta conservar ese halo de misterio. Fase Bonus ha llegado a ser casi una familia y eso ha tejido lazos que aún duran. Como personas somos diversas y en esa diversidad hay riqueza pero a veces también conflicto. Es algo que no se puede remediar, o si, porque siempre tenemos en nuestra mano el volver a ofrecerla si queremos o simplemente continuar el viaje por otro camino distinto. En cualquier caso, también de esas situaciones aprendemos cosas y en muchos casos nos ayuda fortalecernos y a evolucionar. Bueno… ¡que me voy por las ramas! Solo quería decir gracias, aunque lo hicierais solo por vosotros, gracias, aunque solo fuera un entretenimiento, gracias, por dar cabida y calor a tantos amigos con tanto en común que teníamos que conocernos si o si, gracias por ser ese catalizador y por divertirnos durante horas y horas mientras estudiábamos, conducíamos, dibujábamos o lo que fuera que unos cabrones como nosotros hicieramos mientras os escuchábamos. Yo no os puedo pedir nada mas, pero sabeis que siempre estaremos dispuestos a escuchar un programa más, sea mañana, el mes que viene, en un año… ¡GRACIAS AMIJOS!

  5. Hombre!!!! Dichosos los ojos …

    La verdad no se porque tienes que dar explicaciones de nada, cada uno con su vida hace lo que cree o puede, en ese sentido tenlo claro.

    Por lo demás Fasebonus es lo que es, esa conversación de amigos sobre los cacharritos estos que nos gustan tanto, sea cual sea la gente que además de Ignacio y tu, haya estado acompañándonos en momentos como el nacimiento de mi primer hijo ( menos mal que estuvisteis toda la noche conmigo ), las tardes de verano en la playa, momentos larguísimos de estudio, etc …

    Sois parte de nuestras vidas, para bien y para mal, así que, mucho animo donde estés ahora mismo y si necesitas lo que sea … por aquí andaremos 😉

    Un abrazote!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.