InfoVía: La vieja vía de acceso a las autopistas de la información

Aquellos de vosotros que llevéis conectándoos a Internet desde tiempos de Windows 95/98, es casi seguro que llegasteis a conocer y muy probablemente a utilizar InfoVía. Esta red de Telefónica era una especie de “pequeña Internet” española que, a su vez, podía abrirnos las puertas para acceder a la Internet que todos conocemos… O que conocíamos… ¡O que queríamos conocer!

Como en todo, había opiniones para todos los gustos, pero si algo es innegable fue el papel que tuvo InfoVía al suponer el inicio en las redes para muchas personas de a pie, ya no sólo al permitirles concebir qué era aquello de Internet, de lo que tanto se hablaba, sino también para familiarizarse con el hecho de navegar, utilizar correo electrónico, FTP, los chats…

Y es que en esos tiempos para conectarnos a Internet era indispensable utilizar un proveedor de acceso. Y empezaron a aparecer muchísimos, como CTV, Arrakis, RedesTB, Jet Internet… Pero si no disponías de contrato con ninguno, siempre podías “conformarte” con InfoVía, la pequeña red que no te exigía tener que pagar cuotas mensuales ni suscripciones. Únicamente pagabas por las llamadas realizadas al 055 para conectarte (que, eso sí, con las tarifas de la época podían acabar siendo una pasta… ¡aunque de noche era algo más barato!).

Telefónica, la actual Movistar, hizo una apuesta realmente fuerte con el lanzamiento de InfoVía. Presentó la red públicamente el 13 de septiembre de 1995 durante la celebración del Salón Internacional de la Informática, el Informat de Barcelona. Se cuadraron fechas para que los nuevos usuarios del flamante Windows 95 se animaran a unirse a la red, aprovechando todas las nuevas posibilidades y con la promesa de estar operativa en el mes de diciembre. Llegaron a regalar un buen número de CDs en revistas y ferias, con el programa de instalación para Windows 3.11 y el nuevo Windows 95 (posteriormente también para Macintosh y OS/2 Warp), publicidad, navegadores (originalmente Mosaic), utilidades… Incluso llegaron a comercializarse kits de acceso a InfoVía en los kioskos, los cuales incluían un libro detallado bien tocho, software de instalación y un módem externo de (originalmente en diskettes e incluyendo un módem de 14.400 baudios). Por supuesto podías comprar un módem más rápido por tu cuenta, pero tampoco ibas a notar gran diferencia en los primeros años, ya que en aquella época la velocidad de InfoVía estaba limitada y no lograba superar los 28.800 baudios (a no ser que tuvieses contratada una línea RDSI, algo más común en empresas).

Esta velocidad tenía que bastar para acceder a los principales servicios disponibles, lo cual podía hacerse a través del propio navegador (algo muy común hoy en día, pero no tanto en aquellos años, en los que se utilizaban aplicaciones para cada servicio): e-mail, telnet, FTP… y navegar, claro, siempre y cuando la página web, aparte de en “la Internet abierta” estuviese también dentro de InfoVía. En cierto modo incentivó a muchas empresas españolas a comprender la importancia que podría llegar a tener contar con su propia página web. Muchas se lanzaban sin saber muy bien como enfocarlo, y era un poco cachondeo.

Desde luego, la instalación difícilmente podía ser más sencilla y si buscabas contenidos en español, InfoVía era genial. Aunque al poco empezó a quedarse algo anticuada y obsoleta. Y fue así como murió para dar pie a InfoVía Plus.

Básicamente InfoVía Plus contaba con un planteamiento más elaborado, más recursos, más nodos de acceso, mejoraba algunos problemas de conexión y aceptaba velocidades de 56,6 Kbps., que en aquel momento se notaba bastante. Precisamente el año en el que llegó InfoVía Plus, en 1999, con la liberalización del sector empezarían a llegar otras compañías (Retevisión, Euskaltel, BT…) que acabarían ofreciendo servicios alternativos. Pero esa historia la seguiremos otro día…

¿Llegasteis a utilizar InfoVía? Y si es así, ¿qué recuerdos guardáis?

Esta entrada fue publicada en Retroinformática y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a InfoVía: La vieja vía de acceso a las autopistas de la información

  1. Joer, Infovía… ¡qué recuerdos! Mi madre trabajaba en la Telefónica y recuerdo que por aquella época cada dos por tres traía material de Infovía que tenía que aprenderse para atender a los clientes. Recuerdo perfectamente esa caja de diskettes (puede que aún la tenga) e infinidad de CDs con Netscape y navegadores y utilidades del año de la tos que aún conservo (recuerdo que los guardé para asegurarme que tendría software compatible con mi ordenador antiguo). Curiosamente, nunca llegamos a conectar en casa por Infovía, y esperamos a la fibra óptica de ONO y sus imbatibles (por aquel entonces) 128Kb/s. Joer, Albert, ¡¡para ya de tocar la fibra nostálgica tío!! XD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.